guarda-pampa-3.JPG (9889 bytes)

logo-agroarea-1.JPG (12661 bytes)

tesma-banner.GIF (87348 bytes)

BPA.gif (45875 bytes)

IPCVA.gif (36351 bytes)

wavenet.png (14464 bytes)

boton-1.JPG (1970 bytes)
boton-2.JPG (2120 bytes)
boton-3.JPG (2082 bytes)
boton-4.JPG (1779 bytes)
boton-5.JPG (1976 bytes)
boton-6.JPG (1928 bytes)
boton-7.JPG (1830 bytes)
boton-8.JPG (1771 bytes)
boton-9.JPG (2084 bytes)
boton-10.JPG (2260 bytes)
boton-11.JPG (1983 bytes)
boton-12.JPG (2220 bytes)
boton-13.JPG (2146 bytes)
boton-14.JPG (2172 bytes)

alerta1.GIF.gif (49635 bytes)

segurosAGRO.gif (11780 bytes)

tw-ok.PNG (9363 bytes)

face-ok.PNG (8444 bytes)

istgr-ok.PNG (10475 bytes)

AGROAREA ® ©1994-2019 | NIC.AR | Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización de sus editores. Contenidos del web con deposito de propiedad intelectual protegida según ley 11.723 de la República Argentina y aplicable en tribunales Internacionales. AGROAREA es una denominación de origen agro web mundial y hace valer sus derechos habientes desde 1995 a la fecha.



 

mundo-agroarea.gif (847733 bytes)

agroactiva-19-2-agroarea.jpg (16673 bytes)

guarda-pampa-3.JPG (9889 bytes)

 

Europa se reservó una cláusula para trabar exportaciones de alimentos del Mercosur
Ezequiel M. Chabay | cronista.com

Bruselas advierte que tiene a disposición una cláusula para bloquear el ingreso de bienes sospechados de vulnerar su regulación, aunque no haya información concluyente.

A penas doce días transcurrieron desde que el Mercosur y la Unión Europea (UE) anunciaron la conclusión de las negociaciones técnicas tendientes a sellar una asociación estratégica con concesiones mutuas para el comercio, y desde la capital política del viejo continente abundan los esfuerzos para llevar tranquilidad a sus productores de alimentos, inquietos por los efectos que el levantamiento de barreras pueda traerles.

Con equipos técnicos y burócratas de sobra, la Comisión Europea -el órgano ejecutivo del bloque de 28 países- apuró la salida de un documento con respuestas a las preguntas frecuentes de los agentes económicos, que llegó a El Cronista.

En ese documento de 18 páginas, Bruselas busca llevar calma al campo europeo y avisa al Mercosur que solo permitirá el ingreso de alimentos que respeten sus "altos estándares", o de lo contrario ejecutará medidas discrecionales para frenar el comercio birregional.

El mismo día en que el acuerdo fue anunciado, las cooperativas agrícolas europeas, nucleadas en Copa-Cogeca, advirtieron que la saliente Comisión Europea estaba "abriendo la caja de Pandora para el doble estándar" productivo, alegando que la ventaja competitiva del sector rural en la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay proviene de controles sanitarios laxos, legislaciones laborales relajadas o del uso abusivo de agroquímicos.

En respuesta, la Dirección de Comercio -que negoció el acuerdo- advirtió el martes que el acuerdo incluye un "principio de precaución" que avala a la UE a cerrar sus fronteras a la producción sudamericana en aras de resguardar la salud alimentaria, animal, vegetal o de sus ciudadanos, incluso cuando la evidencia científica no es concluyente.

El acuerdo incluye el compromiso de las partes de producir bajo reglas de juego claras y la eliminación de potenciales subvenciones estatales que favorezcan el dumping. En el caso del Mercosur, son muchos los analistas y funcionarios que admiten que deberán producirse cambios regulatorios para emparejar el terreno.

Según esta declaración oficial, la UE mantendrá su "estricto enfoque sobre la protección de la salud" en lo que respecta a alimentos, incluyendo las "prohibiciones de organismos genéticamente modificados"; y mantendrá su derecho de "establecer niveles máximos de residuos para pesticidas, medicación veterinaria remanente o contaminantes" en productos a ser ingeridos por humanos.

Bruselas también subrayó que el capítulo dedicado al Desarrollo Sustentable permite "ejecutar" el "principio de precaución" para frenar importaciones a través de un mecanismo de resolución de controversias que incluye revisiones externas, participación de sindicatos, ONG y organismos internacionales (como la OIT) para asegurar que no se menoscaban regulaciones ambientales, derechos laborales ni hay personas bajo esquemas de trabajo infantil o trabajo forzado.

Aunque la letra chica del acuerdo permanece bajo llave, la UE también le adelantó a sus sectores productivos que la Argentina y el resto de los países del Mercosur "se comprometieron a hacer más fácil el hacer negocios", bajo el compromiso de "hacer más predecibles y transparentes los procedimientos, regulaciones e ingresos a mercados".

 

guarda-pampa-3.JPG (9889 bytes)inicio-agroarea.PNG (3259 bytes)