guarda-pampa-3.JPG (9889 bytes)

logo-agroarea-1.JPG (12661 bytes)

tesma-banner.GIF (87348 bytes)

BPA.gif (7176 bytes)

wavenet.png (14464 bytes)

boton-1.JPG (1970 bytes)
boton-2.JPG (2120 bytes)
boton-3.JPG (2082 bytes)
boton-4.JPG (1779 bytes)
boton-5.JPG (1976 bytes)
boton-6.JPG (1928 bytes)
boton-7.JPG (1830 bytes)
boton-8.JPG (1771 bytes)
boton-9.JPG (2084 bytes)
boton-10.JPG (2260 bytes)
boton-11.JPG (1983 bytes)
boton-12.JPG (2220 bytes)
boton-13.JPG (2146 bytes)
boton-14.JPG (2172 bytes)

alerta1.GIF.gif (49635 bytes)

segurosAGRO.gif (11780 bytes)

hipermataco.gif (19235 bytes)

  botonFB.jpg (2571 bytes)  

botonTW.jpg (2572 bytes)

AGROAREA ® ©1994-2018 | NIC.AR | Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización de sus editores. Contenidos del web con deposito de propiedad intelectual protegida según ley 11.723 de la República Argentina y aplicable en tribunales Internacionales. AGROAREA es una denominación de origen agro web mundial y hace valer sus derechos habientes desde 1995 a la fecha.



 

mundo-agroarea.gif (847733 bytes)


 

El clima ya le juega una mala pasada al campo y a la economía
Paula López | cronista.com

Granizo y sequía se combinaron y ya golpean al trigo. La Bolsa de Rosario recortó en 2 millones de toneladas su estimación de producción. Son u$s 464 millones menos. Preocupa el maíz. La soja puede sumar área.

La “revancha del trigo”, esa a la que productores, analistas y hasta el Gobierno entusiasma como el puntapié inicial de la recuperación agraria y principal motor de la economía 2019, encontró ya un gran escollo en las condiciones climáticas.
Cambios bruscos de temperatura, granizo en parte de los campos en los que el trigo crece, y sequía en otros sectores del área productiva dispararon todos los alertas.
Ante el nuevo golpe climático, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) acaba de difundir su primera estimación de producción triguera: 19 millones de toneladas.

Son 2 millones menos, o 10%, a la proyección que la entidad santafesina había realizado apenas hace 2 meses.
A valores FOB actuales, esa disminución implica u$s 464 millones menos que generará el cultivo, que desde principios de septiembre y -cuando estaba todo sembrado- está alcanzado por retenciones de $ 4 por dólar exportado.
El cereal, que empieza a cosecharse hacia fines de noviembre cubre un récord de 6,32 millones de hectáreas, y con “la inversión más grande que se haya hecho en fertilización”, soporta hoy un clima inusual en distintas regiones productivas.
“Septiembre y los primeros 10 días de octubre han vuelto a subrayar el patrón seco que domina en gran parte del oeste y centro de la región pampeana”, planteó el último reporte de la BCR. Esa situación deja un recorte productivo. La entidad rosarina sostiene que “las pérdidas por los lotes que empiezan a dejarse de lado por la falta de agua y el efecto de las bajas temperaturas que se registraron la semana pasada, junto a los que se estiman alcanzados en forma total o parcial por granizo ya suman 190.000 hectáreas”.

La provincia de Buenos Aires ha tenido el clima más benévolo en el fin del invierno e inicio de la primavera, con lo que en promedio se esperan rendimientos superiores a 37 quintales por hectárea. Si las condiciones se mantienen, la producción bonaerense de trigo podría apuntalar el total nacional, con un aporte de al menos 9,5 millones de toneladas del cereal.
Esa situación contrasta fuerte con lo que sucede en Córdoba: la falta de lluvias se agudizó (y en varios lugares ya generó incendios) por lo que el rendimiento medio provincial llegaría solo a 27,5 quintales por hectárea contra los más de 34 qq/ha que se auguraban.
Santa Fe, continua la BCR, también está complicada por la falta de agua, por lo que lograría 30,7 qq/ha contra una media esperada de 35 qq/ha.
En tanto, en las zonas productivas de Chaco y Santiago del Estero, la sequía también se profundizó y, a poco de comenzar la cosecha de los primeros trigos, “se esperan resultados por debajo de los rindes normales de la zona”.

Maíz en veremos
El maíz, ya castigado en la anterior campaña por la sequía q diezmó la producción gruesa, también quería en este ciclo su revancha. Pero de momento reina la incertidumbre.
Golpeado por la restauración de retenciones, la siembra del cereal -que año tras año le pelea espacios a la soja- esta 6 puntos atrasada contra el promedio de los últimos 5 años, avisó la BCR.
Solo se cubrió con maíz 1,21 millón de hectáreas, 18,3% de las 6,6 millones de hectáreas que se prevén para el cereal.
“La falta de agua pone en dudas la concreción final de este guarismo. Muchos lotes podrían terminar pasando a soja, en vez de hacerse con maíz en diciembre”, alertó la BCR en su reporte.

¿Soja ganadora?
Ante este panorama, la entidad rosarina planteó que la soja, cuya siembra arranca en unos días, puede recuperar más área por los problemas que afectan al maíz.
“La soja 2018/19 podría seguir sumando lotes que se bajen del maíz de primera. Por ahora se mantiene en 17,9 millones de hectáreas y una proyección de producción sojera de 50 millones de toneladas , pero hay muchas probabilidades de que esto cambie en el corto plazo y se ajuste al alza”, completó la Bolsa rosarina.


inicio-agroarea.PNG (3259 bytes)